Ay

6 08 2007

Amén de la interjección que expresa súbito dolor, como en todas partes, se emplea en Chiclana cuando se sorprende a alguien en situación comprometida. También a modo de saludo, para lo que hay que pronunciarlo fuerte y sostenido. No se extrañe si al decir adiós a un señor -no una señora, a un señor- con el que se cruza, le conteste éste con un enigmático “Aaay’.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: