Cañailla

29 08 2007

Molusco exquisito. También son llamados así los naturales de la Isla de San Fernando. En realidad se llaman “isleños” pero vulgarmente se denominan “cañaillas”, salvo que tu hija se enamore de uno de ellos; entonces dirás, muy respetuosos: “Mi chiquilla le habla a uno de San Fernando, mú formá er muchacho… mu bien que lo gana en La Carraca”.

Ahora pretenden que el Castillo, nuestro Castillo de Sancti Petri, es de ellos. A ver, que me digan a mi cuantos cañaillas se han enamorado mirando el Castillo, como todos los chiclaneros lo hemos hecho desde La Barrosa. Si el Castillo hablara, no habría discusión alguna.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

29 08 2007
Alberto A-P

Yo me enamoré paseando por la Île Saint-Louis de París. ¿Eso significa que debería pasar a engrosar el patrimonio de San Fernando?

30 08 2007
Publicador

Pidelo, a lo mejor París te lo quiere dar…

30 08 2007
Metepata

[…] Condición de quien mete la pata. Ej.: “No te vaya a traé a tu cuñao er cañailla, que en cuanto ze toma una copita za pone mu […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: